Compartir
Los Cartoneros de la Diosa Caissa de Adolfo valerga

Los Cartoneros de la Diosa Caissa de Adolfo valerga

“Los cartoneros de la Diosa Caissa” es una obra dirigida por Adolfo Valerga, que se desarrolla en el Teatro La Scala de San Telmo. Esta obra tiene por protagonistas a dos actores quienes encarnan muy bien su papel de cartoneros en esta Buenos Aires complicada y en crisis. Nacho D’onofrio es Andrés y Federico Laporte es Camilo. Ambos conviven e interactúan vivencias, que van desde el difícil trabajo de ser cartonero como así también a través de la amistad de dos seres marginales que se afianzan por intermedio del juego del ajedrez. El ajedrez aquí actúa casi como una adicción y las fichas vibran como signos en los estados de ánimo de ambos protagonistas. Los trebejos van y vienen mientras saltan de aquí y allá, cuando los jóvenes discuten, y allí aumenta la pasión del juego cuando Andrès besa a La Reina. El reloj marca las horas del tiempo y el trabajo del cartón se mezcla con los instantes eternos del juego, como si se suspendieran los minutos en la nada. El Peón, La Torre, el Caballo y demás fichas hacen que estos dos protagonistas concentren su intelectualidad en este juego que, por otro lado, los distrae del pecado, de la droga, el alcohol y otras tentaciones propias del submundo de los que viven la situación de calle. Son seres que potencian sus sueños a travès del ajedrèz y, cuando despiertan de él, ven sólo miseria, discriminación y un horizonte negro de posibilidades laborales.

La metáfora del nombre alega a “Caissa” pues ésta fue la griega Diosa del ajedrèz, mujer fundamental en estos dos amigos.

Vale destacar la presencia absoluta, en cada charla, de Varangul encarnado por Nacho Parra, un ser que aparece casi como un mito o un fantasma. De pronto, en mitad de la obra, Varangul irrumpe y se materializa a travès de su presencia esbelta. Podríamos decir que éste es un filósofo del subdesarrollo. Un hombre que, a pesar de ser tambièn cartonero, demuestra estar más allá de sus pares. Varangul lo sabe todo pero es un “chanta”, que no duda en probar los más bajos instintos para evadir el oficio, que interpreta.

También está presente en la vida permanente de Andrés, Tina protagonizada por Analía Pelle, una delgada cartonera (novia de Andrés) quien añora deseos de progreso con un hombre que le de un hijo y un buen pasar, aunque Andrés jamás podrá darle lo que ella tanto obsesiona.
Como en el juego del ajedrez, este grupo de actores responde a la trama de Victorio Veronese con la dirección de Adolfo Valerga. Cada uno de los actores interpreta excelentemente bien el guión. La escenografìa no le va en zaga.
Cabe destacar, la buena química que demuestra cada uno de los protagonistas
frente a escena.

¿El final? El final, lo dejamos en incógnito para que usted los vea este jueves que viene en la Scala de San Telmo.

La acción transcurre en La Plaza Lezica de Buenos Aires hacia el año 2004.
¿Quién es Caissa? Caissa es una dríade griega convertida en musa del ajedrez. La leyenda se remonta al siglo XVI, cuando se conoce el poema Scacchia Ludus escrito por Marco Girolamo Vida. Se popularizó gracias al poema Caissa de Sir William Jones de 1772. En el poema, Caissa rechaza las proposiciones del dios griego de la guerra, Ares. Despreciado, Ares busca la ayuda de Apolo, quien crea el ajedrez como un regalo para Ares, para que se ganara el favor de Caissa. Otra leyenda, hindú, atribuye en invento del ajedrez a Lahur Sessa, quien se lo ofreció al Rey Iadava de Taligana para distraerlo de su pesar por la muerte de su hijo Adjamir en la batalla que rechazó la invasión del aventurero Varangul. Caissa convoca a millones de personas en todo el mundo para que le rindan culto en olimpíadas, torneos, simultáneas, en algún bar, en un patio bajo la parra, en el umbral de un zaguán o en la plaza donde Camilo y Andrés se entregan a los trebejos de ébano y de boj sobre un tablero de sesenta y cuatro escaques, fascinantes figuras geométricas y sorprendentes cálculos matemáticos. El autor.

Ficha técnico artística

Autoría: Victorio Veronese
Actúan: Nacho D’onofrio, Federico Laporte, Nacho Parra, Analía Pelle
Escenografía: Ignacio Parra
Iluminación: Silvana Fernández
Maquillaje: Claudina Alonso
Sonido: Silvana Fernández
Fotografía: César Valentín Gurrieri
Asistencia de dirección: Laura Cecchini
Puesta en escena: Adolfo Valerga
Dirección: Adolfo Valerga

La Scala de San Telmo:Pasaje Giuffra 371 (mapa)
Capital Federal – Buenos Aires – Argentina
Teléfonos: 4362-1187
Web: http://www.lascala.org.ar
Entrada: $ 50,00 – Jueves – 21:00 hs – Hasta el 29/11/2012

Dejar un Comentario