Compartir
“El Monumento a los Españoles” o “La Carta Magna y las Cuatro Regiones Argentinas”

“El Monumento a los Españoles” o “La Carta Magna y las Cuatro Regiones Argentinas”

Anclado en el centro del bajo de los bosques de Palermo, aparece La Carta Magna y las Cuatro Regiones Argentinas, un icónico monumento que ya es etiqueta de presentación en la Comuna 14. También le llaman el Monumento a los Españoles. Está ubicado en la intersección de las avenidas Del Libertador y General Sarmiento.

Cabe destacar que, esta impresionante imagen blanca, fue donada por la colectividad española durante los festejos del Centenario en 1910. La obra fue iniciada por el escultor catalán Agustín Querol y Subirats, quien falleció al año del inicio del proyecto. Por todo ésto, el trabajo fue continuado por las manos de su discípulo Ciprinao Folqueras, aunque, finalmente el artista Antonio Moliné fue quien pudo concluirla. En su cima hay una estatua de la República, y la base se conforma de alegorías: al Trabajo (en mármol y al pie del monumento), Los Andes, El Río de la Plata, La Pampa y El Chaco (realizadas en bronce sobre cada uno de los vértices de la base). En octubre de 2011 comenzó a ser iluminado con 17 reflectores de LED que permiten combinaciones de 16,7 millones de colores, controladas por un software especial.

A continuación las Biografias de quienes fueron sus autores y hacedores

Agustín Querol Subirats (Tortosa, 1860-Madrid, 1909). Escultor español. Panadero de oficio, a los dieciocho años viaja a Barcelona y entra en el taller de Domingo Talarn, pasando posteriormente al taller de los Vallmitjana, a la vez que asiste a las clases de la Escuela de La Lonja. En 1884 obtiene una pensión para ir a Roma, ciudad en la que permanece tres años, para después instalarse definitivamente en Madrid. Concurre por primera vez a la Exposición Nacional de 1887 con su obra La Tra­dición, con­si­guiendo la primera medalla. En Roma también realiza los relieves Tulia y Sagunto, ganando con este úl­timo la medalla de honor en la Exposición Nacional de 1888. Al volver a España recibe numerosos encargos, también para clientes de Latinoamérica, por lo que, para poder atenderlos, se ve obligado a organizar un taller con carácter más industrial que artístico. En 1894 resulta ganador en el concurso para rea­lizar el frontón de la Biblioteca Nacional. Sus obras son innumerables y entre los monumentos públicos realizados en Madrid podemos citar el de Quevedo, de la glorieta del mismo nombre, Claudio Moyano, de la de Atocha, los pegasos y el grupo central que remata el antiguo Ministerio de Fomento, y el Mausoleo de Cánovas, en el Panteón de Hombres Ilustres. Todas sus obras tienen como base un modelo en barro que es industrialmente agrandado y esculpido, sin perder la obra definitiva el carácter blando de la original en barro. La suya es una escultura declamatoria, melodramática y desbordante con influencia de cierto decorativismo modernista y en donde la anécdota se sobrepone a toda intención expresiva.

Ciprinao Folqueras (Oviedo, 1863-Madrid, 1911). Escultor español. Pensionado en 1878 por la Diputación Provincial de Oviedo para estudiar Bellas Artes en Madrid, donde fue discípulo de Jerónimo de Suñol y José Gragera. En 1885 viaja a Roma. Participa en diversas ediciones de las Exposiciones Nacionales, consiguiendo primeras medallas en las celebradas en los años 1895 y 1906 con obras de carácter realista y con temas anecdóticos. Realiza también retratos y monumentos, es autor del desaparecido Panteón de fray Ceferino González, que estuvo situado en la iglesia de los dominicos de Ocaña, de la estatua del Arzobispo Valdés de la Universidad de Oviedo y del monumento a Fernando Villamil de 1911, del parque Vicente Loriente en Castropol (Asturias). La obra que conserva el Prado representa a una mujer vestida con amplias sayas y que hace cosquillas a un niño desnudo que tiene en el regazo. El contraste entre la desnudez del niño y los pliegues del vestido de la mujer, que aparece prácticamente embozada, crea cierta tensión plástica que podría ser lo que más resalta de esta obra de carácter decorativo.

Tal vez también te interese ver y leer este artículo relacionado

Visita al Club de Pescadores en Costanera Norte

Dejar un Comentario