Compartir
La Botica del Ángel, la vieja casa donde vivió Eduardo Bergara Leumann

La Botica del Ángel, la vieja casa donde vivió Eduardo Bergara Leumann

La Botica del ángel, declarado Patrimonio Cultural de la Ciudad, es un bello y mágico lugar que brillo y hoy se ubica en Luis Sáenz Peña 541. En su momento, fue la casa particular del gran artista Eduardo Bergara Leumann. Hoy continúa abierto, pero como museo y propuesto para todos aquellos que deseen conocerlo.

El Museo Botica del Ángel fue declarado de Interés Cultural por la Secretaría de Cultura de la Nación y la Legislatura Porteña, de Interés Turístico por la Secretaría de Turismo de la Nación y declarado Testimonio Vivo de la Memoria Ciudadana por el Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, la Secretaría de Cultura, la Subsecretaría de Patrimonio Cultural y la Dirección General de Museos. Declarada Patrimonio Cultural de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Eduardo Bergara Leumann recordaba: Quise armar una sastrería teatral modelo, porque soñaba con vestir, dar color, armonía, engarzar, mejorar y adornar lo de adentro de cada personaje con un buen traje. Fue en la calle Lima 670; allí estaba aquella primera Botica del Ángel, que la Avenida 9 de Julio se llevó en nombre del progreso. Pero como eran buenos los cimientos, fue posible que volaran los ángeles y volara el talento de quienes pasaron por ella y encontraron su camino de estrellas;  y yo aterricé en esta Iglesia angelical con todos mis recuerdos.

Más tarde volé a la calle Luis Sáenz Peña 541, compré una mezcla rara de elefante blanco y extemplo y lo convertí en un collage de un Buenos Aires que se perdía. Por la Botica de Luis Sáenz Peña pasaron Luisa Vehil, Mecha Ortiz, Tania, Jorge Luis Borges, Ernesto Sábato, Mariano Mores, Ariel Ramírez, debutaron Opus 4, Valeria Lynch, Víctor Heredia y el siempre presente Leonardo Favio

Video en Fotos

Tal vez también puedan interesarte estos artículos relacionados

“La Botica del Ángel” ya es sitio de interés cultural

Lucrecia Merico y Las Guitarras Saavedrinas en la Botica del Àngel

 

 

Dejar un Comentario