Compartir
Juan Beckeert diseñó la Basílica del Espíritu Santo y Parroquia Nuestra Señora de Guadalupe

Juan Beckeert diseñó la Basílica del Espíritu Santo y Parroquia Nuestra Señora de Guadalupe

Según BA Iglesias, el origen de la Basílica del Espíritu Santo, comienza cuando inmigrantes llegados a fines del siglo XIX promovieron la creación de una capilla bajo la advocación de la virgen de Guadalupe, patrona de México y Filipinas y considerada “emperatriz de América. En 1890 una familia de apellido Figueroa erigió una capilla en honor a Guadalupe.

La Basílica del Espíritu Santo fue diseñada por el arquitecto Juan Beckeert, sacerdote, predicador teólogo de la Congregación. El estilo románico de la Basílica sabe evitar la relativa pesadez del estilo romano, que prefiere los muros pesados y gruesos con arcos chatos y sólidos.

El templo, en cambio, logra líneas esbeltas y livianas, arcos altos y fáciles que siguen la tendencia de la arquitectura gótica que busca alturas.

Se destaca la cruz latina en la planta de su conjunto: nave central, dos naves laterales y crucero, encontrando su remate en tres ábsides.

La Basílica del Espíritu Santo tiene una longitud de 53 metros y un ancho de 20 metros (nave central) ó 43 metros (considerando el crucero). La altura interior es de 18 metros y los pilares, alternándose uno de material y otro de granito, sorprenden por su esbeltez. La mayoría de los elementos usados en su construcción llegaron desde Europa: el granito negro puesto en las columnas es de Austria, mas precisamente de antigua Opera de Viena; las baldosas, de Alemania y los brillantes vitrales, de Francia. También hay productos nacionales como los mármoles y las maderas. En el frontis se destaca la imagen de Jesucristo en la cruz, como símbolo del calvario. Todo el edificio fue pensado por el padre Juan Beckert, un arquitecto integrante del Verbo Divino.

Las altas bóvedas de la Basílica del Espíritu Santo se yerguen cerradas por amplios arcos de medio punto y trazadas por bellos arcos cruceros. El conjunto interior del templo atrae por lo armonioso de sus líneas y detalles. Se destaca la riqueza de los variados vitrales. Las galerías superiores de las naves, con sus repetidos arcos y columnas, aportan elasticidad y elegancia.

Video en Fotos

Dejar un Comentario