Compartir
Cafè Bar los Angelitos

Cafè Bar los Angelitos

Por Lis Anselmi.

Allá por 1890, cuando “El café de los Angelitos”· abrió sus puertas, pertenecía al italiano Batista Fazio y se llamaba Bar Rivadavia. En ese entonces no era más que un galpón con piso de tierra donde podía escucharse a varios payadores.

En 1920, el español Ángel Salgueiro lo compró y luego de refaccionarlo puso dos angelitos de yeso como decoración y pasó a nominarse Café de los Angelitos, aunque muchos sostienen que el nombre se debió a la manera irónica de referirse a los balandras habitués del café, y que sólo después se colocaron los dos angelitos de yeso en la fachada del establecimiento.

“El cafè de Los Angelitos” tuvo su época de oro y varios tangueros pasaron horas en sus mesas. Figuras como Carlos Gardel, Osvaldo Pugliese, Florencio Parravicini y Alfredo Palacios, entre otros, eran asiduos clientes del café.

Pero el tiempo fue pasando y el Café de los Angelitos fue paasndo de moda hasta que en 1992 cerró sus puertas y fue demolido en el 2000 debido al deterioro edilicio, pero antes de la demolición fue declarado patrimonio Cultural Intangible por el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.

El Café conformó la Asociación Amigos del Café de los Angelitos que organizaba todos los miércoles en la esquina del bar, un show tanguero, con el firme propósito de impedir la destrucción del mítico café. Luego de quince años, adquirido por unos inmigrantes españoles, decidieron recuperarlo, entonces el nuevo Café de los Angelitos abrió sus puertas en junio de 2007.

Con el cierre del “Los Angelitos” fue remodelado manteniendo la estética tradicional pero con mayor lujo, también se amplió su capacidad para 250 personas. Hoy ofrece shows de tango y un amplio menú.

El Café de los Angelitos es uno de los es uno de los bares notables de Buenos Aires, que nadie debe dejar de conocer.

Usted puede visitarlo en Rivadavia 2064, esquina Rincón – Congreso – Balvanera.

Dejar un Comentario