Compartir
La Iglesia Nuestra Señora del Socorro

La Iglesia Nuestra Señora del Socorro

Donde hoy se alza la Basílica del Socorro, en la actual esquina de Suipacha y Juncal, existía desde fines del siglo XVI una pequeña capilla denominada “de los pescadores”, a la que acudía vecinos de la parte Norte de Buenos Aires a suplicar, rezar y escuchar la santa misa.

En 1750 el vecino Alejandro del Valle, un español radicado en el Río de la Plata, donó el actual terreno para edificar un templo de mayores dimensiones con la condición de que estuviese dedicado a Nuestra Señora del Socorro de la que era ferviente devoto. La idea era convertirlo en Curato. Las fuentes consultadas indican que el propio del Valle habría sido del constructor del templo. El templo se construyo en la llamada zona extramuros Norte de la ciudad.

En 1769 no pudo ser declarada parroquia, por un litigio de herederos (los herederos de Alejandro del Valle desconocen la donación he inician una pelea contra el Obispado local para recuperar la propiedad), a pesar de ello fue convertida en Vice-Parroquia de la Catedral.

En 1783, con un fallo de la Justicia a favor del Obispado, fue erigida en parroquia beneficiando de esa manera a los vecinos del sector que, impedidos de movilizarse los días de lluvia, se quedaban muchas veces sin escuchar misa. Fue designado a su frente el presbítero Félix Soloaga, que habría de desempeñarse hasta 1792.

La Basílica del Socorro guarda entre sus tesoros más valiosos los restos visibles de Santa Constancia Mártir, virgen martirizada en el año 69 durante las brutales persecuciones del emperador Nerón, reliquia de inestimable valor histórico y religioso enviada especialmente desde Roma, depositadas en una vitrina lateral.

También en hay una reliquia tomada del lienzo con el cual cubría la llaga de su costado el Padre Pio de Pietrelcina. Certificada por el padre Gerardo Di Flumeri en junio  de 2002.Fuente: ©Miguel Cabrera

Video en Fotos

Dejar un Comentario